Interacciones del lector

Comentarios

  1. Me gusta tu blog y el post, pero estoy un poco harta de oír en varios medios de comunicación que las amigas no hablan de esas cosas, que nadie avisó de lo duro que es se madre… No me he encontrado nunca ninguna mamá que me dijera que todo es de color de rosa, al contrario siempre aprovechamos para desahogarnos y darnos ánimos, porque ser madre es difícil. Lo que sí que he encontrado amigas que mucho antes de pensar en ser madres no les interesaba nada relacionado con mis problemas maternales, cuando decía que no había dormido, o que hacía tiempo que no salía de marcha, les entraba por una oreja y les salía por otra. Luego al ser madres ellas se ven en un berenjenal que no esperan me preguntan: y tú cómo lo haces? Las ayudo como puedo, porque cada niño es un mundo. Pero me vienen ganas de contestar: Haberme escuchado antes!!

    • Hola Ivette, tienes razón en que cuando tienes amigas que no son madres no comprenden muchas de las cosas que ocurren al serlo. Como dices les entra por un oído y les sale por el otro. ¡Tal cuál! Pero lo que cuento en el artículo a mí sí me ha ocurrido. Mi madre fue la única que me contó su experiencia real. Por supuesto que antes de ser madre sabía que la maternidad no era un camino de rosas pero muchas veces parece que queremos guardar las apariencias y hacernos las fuertes. Me alegro que tú con tus amigas compartieras todo eso. Así debe ser, así me hubiera gustado hacerlo yo. ¿Quizá no hubo momento, quizá no tuve la confianza suficiente? No lo sé. Un abrazo y muchas gracias por tu comentario

  2. Me ha encantado tu post y me veo reflejada en él, es muy cierto que nadie te prepara para ser madre y en mi caso las que me rodeaban eran perfectas maravillosas y con sus bebés llenos de lacitos, cosa que con mi niña no se cumplía, yo también me sentía mala madre, con mala cara y sin saber qué hacer con un ser recién nacido y dependiente de ti al 100%.
    Me vi sola en urgencias con una mastitis de 40° de fiebre, mi niña con 5 días y yo llorando, un numerito.
    También es cierto que depende de cómo plantees la maternidad, si no das el pecho, sólo biberón, tienes familiares que te ayuden con el bebé y una super pareja, lo mismo es más fácil.
    Yo me lo puse “difícil” parto natural, sólo teta, colecho, bebé en brazos o en el meitai todo el día etc….
    Y el remate llegó a los 6 meses de vida de mi niña, su papá desapareció, yo sola en una isla, sin familia y con un bebé de 6 meses a la que empezaba a cogerle el tranquillo.
    De todo se aprende y no me arrepiento de nada, al contrario, mi niña tiene 10 años y tenemos una conexión muy especial que en pocos casos ocurre.

    • ¡Qué identificada Marina! Quizá es lo que dices: si te lo tomas de otra manera, eres de otra forma y las circustancias o la familia te lo ponen más fácil será otra cosa. O será también que nos gusta el más difícil todavía ; ) En cualquier caso tú lo tuviste mucho más difícil, ¿qué les pasa a veces a los hombres? En fin, daría para mucho que hablar. Y esa conexión tan especial tienes con tu hija.., ¡A mi también me ocurre con Leo! Dales la enhorabuena a tus hijos porque tienen una mamá increíble. Algún día charlamos de todo esto en vivo y en directo. Un abrazo Marina. Mil gracias.

  3. Hola!! Me ha gustado tu post, lo único que a mí me pasó al contrario, mis amigas tuvieron depresión posparto y antes de ser madre me preparé mentalmente para vivir una experiencia que según vi en ellas, no era tan bonita como ellas esperaban. Al contrario que ellas, para mí ser madre ha sido genial, no negaré que estoy cansada, pero me lo esperaba tan tan malo, con tantos cambios y tan estresante, que ahora me parece una experiencia única.

    Quizás sea lo que dices, si alguien te cuenta o tu lo ves, se vive mucho mejor.

    • Hola Ainhoa!! Lo que me cuentas me recuerda, salvando las distancias de importancia vital, a lo que ocurre cuando vas al cine a ver una peli que todo el mundo te ha recomendado en plan “¡Tienes que verla!” “¡Es buenísima!!”, vas con tantas expectativas que suele decepcionarte. Yo más que no saber que la maternidad es dura y que supone un cambio de vida y planes, lo que me dolió un poco fue la sensación de no poder contar abiertamente esos momentos difíciles a mis amigas. Parece que cuando quedábamos todas teníamos que ser super guays, contar lo maravillosas que somos, lo bien que nos conservamos y lo bien que nos va todo.
      Todas las maternidades deberían ser así, geniales como cuentas. Lo de la depresión post parto debe ser muy muy duro. Yo sí tuve un día o dos de bajón a causa de las hormonas pero no más, y luego…, bueno todas esas cosas de madre primeriza, qué te voy a contar 🙂 Un abrazo Ainhoa y mil gracias por tu comentario!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Aún no estás en la Lista?

Queremos contarte lo mejor de Cleoveo y regalarte nuestro cuento para bebés. Prometemos no robarte mucho tiempo. ¡Unete al Espíritu Cleoveo!